martes, 3 de agosto de 2010

PERDICIÓN


ARGUMENTO:

Sus perversos sueños...
Cuando Izzy se acostó, nunca esperó despertar en desgracia. Desde luego era maravilloso sentir unas manos cálidas en su carne... la áspera piel sin afeitar contra su mejilla. Todo parecía un sueño maravillosamente perverso. Pero, a la sociedad, aquello no le importaba en absoluto. Para ellos estaba arruinada, pues Lord Eppinghan, Julian Blackworth, había sido descubierto en su cama y ella le había reclamado como suyo.
No había querido atrapar al guapo libertino en matrimonio. Aunque pudiera desear ahogarse por siempre en sus ojos dorados, casarse con cualquier hombre no era algo que buscase.
Fue algo en su contacto, en sus besos. Algo que había incitado a proteger a Julian de su propia ruina interponiéndose en su camino. Si salvar a este hombre significaba caer en desgracia, que así fuera. Y al salvarle a él, podría salvarse ella misma.



OPINIÓN PERSONAL:


Empecé con muchas ganas este libro, primero porque llevo una mala racha en la que no me apetece leer nada, y segundo porque las primeras páginas me engancharon bastante, pero según avanzaba la lectura la historia se iba desinflando y no era para nada lo que yo me esperaba, tal vez tenía una noción de la historia distinta, o es por mi mala racha, pero al final me lo terminé por cabezonería.

Como dije, la historia empieza bien, una pobre chica solterona se encuentra con un hombre en su cama, acto seguido se arma un buen escándalo y la pareja se ve obligada a comprometerse. Hasta ahí bien, sólo que Izzy no es la sosa solterona e insípida que todos se creen, sino que es una huérfana que está bajo los cuidados de una malvada prima que la tiene de criada y le ha metido en la cabeza que es fea y poca cosa.

Su único sueño es ser libre, poder cobrar la herencia que le dejaron sus padres y empezar una nueva vida ella sola en Norteamérica.

Julian es el típico heredero que se dedica a jugar y acostarse con mujeres, cuando es sorprendido en la cama de Izzy debido a una confusión, no le queda más remedio que convencerla para que se case con él para que su padre no lo deje sin herencia. Sin embargo se encuentra con una Izzy distinta a la que él pensaba y que encima no está nada deseosa de casarse con él, toda una novedad para alguien que está acostumbrado a conseguir lo que quiere, sobre todo de las mujeres.

Izzy acuerda comprometerse con él para convencer al padre de este, pero con la intención de romper el compromiso en unos meses, Julian por su parte la deja creer eso para así salirse con la suya en uno de sus arrogantes actos, que no son pocos.

En un principio tenía un concepto distinto de Julian, que fue desmejorando con el pasar de las páginas, es un tipo arrogante que en un principio se ríe y lo pasa bien con la refrescante Izzy, luego se siente atraído y finalmente enamorado, pero incapaz de reconocerlo, por lo que hacer muchas tonterías.

Es un personaje que terminó por no gustarme nada, arrogante, sin personalidad… no me gusta, sin embargo Izzy me ha caído bien, se va transformando poco a poco, pero no se deja engañar en cuanto a los sentimientos de Julian hacia ella, también me han gustado gran parte de los secundarios.

En general es una historia para pasar el rato, que podría estar mejor, pero que tan poco es mala.

Mi puntuación: 7

4 comentarios:

Dácil dijo...

Advertida estabas xDD Ya nos conocemos...A mi el libro me encantó y claro está sobre el protagonista no opino como tú para nada..pero bueno.
Pensé que ibas a destrozar más la novela xDD

un beso

Ana dijo...

jaja ya sé que me avisaste, pero sabes que cuando algo se me mete en la cabeza... No es un mal libro, sólo que esperaba otra cosa, y la actitud del protagonista no me gustaba.
Un beso

Princesa Amidala dijo...

El argumento es al estilo Cenicienta, chica huérfana tratada como criada, chico rico y guapo que la seduce. Ains, me encanta.
Muy buena opi,como siempre.
Besos!

Ana dijo...

jaja creo que soy la nota de la discordia, que conste que la historia si que me gusta, lo que me amargó fue la actitud de él.
Un beso