miércoles, 30 de abril de 2014

Y las Cucharillas eran de Woolworths de Barbara Comyns

FICHA DEL LIBRO:


Autora: Barbara Comyns
Editorial: Rara avis
Género: Narrativa
Precio: 20€






SINOPSIS:


Cásate deprisa… Arrepiéntete despacio.
Sophia y Charles tienen veinte años cuando se conocen en un tren. Los dos son artistas, alegres y cándidos, y al cabo de un año deciden casarse en secreto. A la boda, sin embargo, va todo el mundo, quizá un primer indicio de que no siempre sabe uno bien dónde se mete. La novia cree que el control de natalidad consiste en ponerse «muy seria» y decir: «No tendré hijos». La madre del novio cree que su hijo «es un genio y se merece respeto».
En el Londres bohemio de los años 30, de mudanza en mudanza, entre niños y amantes inesperados, la inocencia y la esperanza tendrán que afrontar duras pruebas. Antes de conocer a su verdadero príncipe azul, Sophia se habrá convertido en la dulce heroína de un extraño cuento de hadas, en el que el hada madrina es una pequeña herencia imprevista y el ogro adopta la forma de cortes de gas y de luz, trabajos perdidos, comidas magras y una parentela entrometida y mezquina.
Y las cucharillas eran de Woolworths (1950) es la primera novela que se publica en España de Barbara Comyns, admirada por Graham Greene y Alan Hollinghurst, y constituye todo un descubrimiento. Su comicidad, su espíritu dickensiano, su inteligencia, su brillantez y su maestría narrativa conspiran para despertar el entusiasmo.






OPINIÓN PERSONAL:




La editorial Alba ,en concreto la rama Rara avis, se ha convertido en una editorial a tener en cuenta para mí desde hace tiempo debido a las buenas novelas que edita, muchas de ellas de principios o mediados del siglo XX que nunca se publicaron en español, algunas verdaderamente maravillosas. Por eso cuando vi esta novela en seguida me llamó la atención y a pesar del precio, me hice con el, podría decir que me decepcionó pero porque yo me esperaba una historia completamente diferente, no porque el libro sea malo, para nada, es un buen libro y una historia con muchos sin sabores y ambiente melancólico, por decirlo de alguna manera, pero un buen libro.


Y las cucharillas eran de Woolworths es el título de esta novela no muy larga que empieza cuando la protagonista, Sophia, que narra la historia en primera persona, cuenta con veintiún años y se casa con el único novio que ha tenido nunca y de su misma edad, Charles. A pesar de los impedimentos que la familia de Charles pone, se casan y se van a vivir a un pequeño apartamento viviendo de lo poco que gana Sophia con su salario en un estudio, Charles, artista , se limita a pintar cuadros que raramente consigue vender. La joven pareja es bastante ignorante en muchos aspectos, saben poco de la vida, el matrimonio o los hijos. Sophia es una chica que quiere hacerlo todo bien pero que tiene que ir aprendiendo poco a poco, intenta que su vida con Charles sea lo mejor posible y ni siquiera se queja de que él no trabaje, aguanta las tonterías de la madre de éste cuando viene de visita y hasta aguanta el rechazo que despierta en Charles la idea de tener un hijo cuando se queda embarazada. Tras el nacimiento de Sandro, las cosas no mejoran, la pobreza está siempre pendientes de su cabeza que a veces apenas tienen nada para llevarse a la boca, haciendo sacrificios, debiendo rentas y Charles sigue sin trabajar.


Las penurias de la pareja y las que están por llegar, aprenden a Sophia, de la peor manera posible los palos que te puede dar la vida a pesar de la juventud, en este libro que cuenta ocho años de la vida de Sophia, vemos un matrimonio absurdo motivado por la ignorancia de la juventud, la maternidad cuando los medios son escasos y tu marido es más un estorbo que una ayuda, amantes, muertes y separaciones, todo eso hacen que Sophia conozca la desesperación, madure, y finalmente encuentre su camino y la felicidad.


Es una buena historia, pero la mayor parte del libro es una historia triste con muchos sin sabores para una persona joven que nunca ha tenido mucho cariño o apoyo de nadie, pero también es una historia que finalmente le da tregua a su protagonista e ilumina su vida. Se lee rápido y a pesar de que los diálogos se cuentan con dedos de una mano, no aburre ni se hace pesado ni tedioso de hecho una vez que lo empiezas, cuesta dejarlo, porque a pesar de los malos momentos y la tristeza de muchas situaciones, es un libro que tiene cierta energía y entusiasmo y que te deja con la sensación de que las malas temporadas o las malas rachas, los dolores y los sacrificios, no duran eternamente.



Bueno.